20 dic. 2013

Resumen de lecturas 2013

La palabra clave es “agradecer”; agradecer a tu todo o a tu nada; a tu vocación, al entendimiento y —también— a la suerte. A los amigos de siempre, a los viejos y a los nuevos; a los que entraron en tu vida para instalarse y a los que se tomaron un café y de manera inexplicable se largaron; a las fuerzas poderosas que hacen que siempre te muevas, tal vez a un punto incierto, pero con ánimo efervescente; a los dioses de uno, los de otros o a la ausencia de éstos, pues la importancia de hacer el bien en este plano, no es cuestión de demiurgos, sino de ser buen ciudadano, nieto, hijo, padre, hermano, compañero y amigo.



Agradecer como símbolo de humildad, porque hay hilos invisibles que mueven las cosas, no sé cómo, pero la intuición me dice que es así, y si estoy equivocado, qué demonios, estoy en mi derecho a equivocarme, a errar, a un hundir la suela de mi zapato en el fango que algún día será piso firme. Agradecer por las bendiciones recibidas en forma de niño, salud, trabajo, esperanza, radio, libros, metas, música, gente, sonrisas y también —debo decirlo— a la incertidumbre, al fracaso, la rabia, la impaciencia, la frustración y al miedo, porque de ellos se aprende tanto o más que de las victorias.

Agradecer a Lesbia Quintero por publicar Lunar de viento y a Roger Michelena por publicar Verde que me muero, mis dos primeros libros. Como lo dije en la presentación de L.D.V. “hay gente extraña  en el mundo”. Agradecer al 2013 que me recibió en la orilla del mar, embalsamando todo lo que hice y lo que aún está por hacerse. A los tres gatos que leen este blog, por obsequiarme parte de su tiempo para leerme. En fin, aquí les dejo mi resumen de lecturas 2013. No pude reseñar todo lo que leí. Múltiples y variopintas ocupaciones, como buen venezolano que se precia, me lo impidieron. Tampoco voy hacer trampa colocando lecturas en curso que terminaré en enero 2014, ni lo haré con libros de teoría a los cuales vuelvo por una u otra razón. Gracias queridos libros, amigos silentes que no se quejan por nada, que me permiten resaltarlos, marcarlos y provocarles sutiles esguinces en las esquinas; también le agradezco a Scarlett Johansson por la invitación a su boda (me pidió que no revelara la fecha todavía); a Woody Allen por el privilegio de invitarme a la función privada de “Blue Jasmine”; a Lars Von Trier por su insistencia para que fuera al rodaje de algunas escenas de "Nymphomaniac" y a todos los poetas y narradores venezolanos —vivos o trascendidos— por el legado literario. Sumar lectores es restar balas.  A todos ustedes, namasté.
(¡Bueno, ya!).


1. Chulapos Mambo,  Juan Carlos Méndez Guédez

2. Juventud, J. M. Coetzee

3. Pequeños mandamientos,  Beatriz Calcaño

4. Respiración artificial,  Ricardo Piglia

5. Bonsái, Alejandro Zambra

6. Trilogía de Nueva York, Paul Auster

7. Los ídolos a nado, Carlos Monsiváis

8. El arte de la fuga, Sergio Pitol

9. El mago de Viena, Sergio Pitol

10. Poesía y suicidio en Venezuela, Miguel Marcotrigiano

11. El animal moribundo, Philip Roth

12. Nunca más Lili Marleen, David Alizo

13. Todos vuelven,  Ángel Gustavo Infante

14. Catalina de Miranda, Xiomary Urbáez

15. La segunda y sagrada familia, Inés Muñoz Aguirre

16. El palacio del llano, Juan Carlos Zapata

17. Hojas de romero, Miriam Marrero

18. Cartas para Floria, Joaquín Marta Sosa

19. Breviario del ocio, Carmen Rosa Gómez

20. Cubagua, Enrique Bernardo Núñez

21. La vida privada de los árboles, Alejandro Zambra

22. Formas de volver a casa, Alejandro Zambra

23. Estar solos, Andrés Neuman

24. Nosotros todos, Manuel Acedo

25. Las mujeres de Houdini, Sonia Chocrón

26. Trilogía de la memoria, Sergio Pitol

27. París no se acaba nunca, Enrique Vila-Matas

28. Lecturas: del espacio íntimo al espacio público, Michèle Petit

29. Sobre la lectura, Marcel Proust

30. Rating, Alberto Barrera Tyzka

31. La maravillosa y breve vida de Oscar Wao, Junot Díaz

32. El contador de arena, Ignacio Yepes Beltrán

33. Zombis, rinocerontes y la verdad en psicoanálisis, Carlos Márquez

34. Perdidos en Frog,  Jesús Miguel Soto

35. Procedencia desconocida, Antonieta Benítez

36. Las topias de la invocación,  Leoner Ramos

37. Polvo de hormiga hembra, Yoyiana Ahumada

38. Blandos, Gabriela Rosas

39. Historias de mujeres perversas, Marianne Díaz

40. Al fijo del reloj, Richard Sabogal

41. Ajuar funerario, Fernando Iwasaki

42. La biografía difusa de Sombra Castañeda, Marcio Veloz Maggiolo

43. Fuera de tiesto, Armando Rojas Guardia

44. El contador de arena, Ignacio Yepes Beltrán 

45. Tres tristes tigres, Guillermo Cabrera Infante

46. Herida o la claridad del deseo, Francisco Arévalo

47. Desde el balcón, Carmelo Chillida

48. Verde que me muero, J. Maldonado

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Feliz de ser una de esos tres gatos...

Anónimo dijo...

Poeta, un año después encuentro este post suyo, gracias mil por la mención, un abrazo,
B.C.