30 may. 2011

¿Alguna vez te han invitado a un asesinato?

La semana pasada tuve la oportunidad de asistir a la presentación/tertulia con Carmen Posadas a propósito de su más reciente publicación Invitación a un asesinato, evento a cargo de la Editorial Planeta. Confieso que no he leído el libro y después de haber investigado sobre la autora, ya me encargaré de eso.

Lo cierto es que Marielena Rodríguez, representante de la prestigiosa editorial, abrió los micrófonos para darle la bienvenida a todos los presentes. Luego el “saludador” como bien se llamó a sí mismo Francisco Javier Pérez, Presidente y miembro de número de la Academia Venezolana de la Lengua, hizo lo propio para darle paso a Posadas quien interactuó con el público y el moderador encargado, el periodista cultural Iván Méndez.

Sé que media hora de tertulia y unos diez minutos de conversación fuera de micrófono con la escritora, no es suficiente para indagar sobre la personalidad y la manera de ser de alguien, pero si hay algo que saltó a la vista fue su sencillez y calor humano, en donde en ningún momento hubo espacio para arrogancias y vedettismos; todo lo contrario, Carmen Posadas fue amable y simpática, hasta bromeó con aquel pasado en donde se consideró el “patito feo de la familia”, a lo cual le respondí con mi atrevimiento de siempre “eso quedó en el pasado”.

Anécdotas a parte, Carmen Posadas está por llegar a su publicación número cuarenta y ha sido traducida a más de veinte lenguas, lo cual no es poca cosa; fue ganadora del Premio Planeta en 1998 por Pequeñas infamias, entre otros importantes premios. La autora estuvo la semana pasada en el marco del Festival de la Lectura en la Plaza Altamira, lugar en donde también estuvo compartiendo con los lectores. No me queda otra que invitarlos el próximo domingo 5 de junio a las 11AM para que escuchen por RCR 750 AM o www.radionexx.com la conversación con Carmen Posadas y si corres con suerte, tal vez te ganes el libro Invitación a un asesinato enviando tu mensaje de texto. ¡Qué más quieres!

25 may. 2011

Gotas

Hoy llegaron gotas a sus manos

no de lluvia

ni de lágrimas

son una panoplia de flores

transformadas en ardid

en estratagema que aún está por vencer

el lánguido párpado del miedo

soterrado en una garganta enorme

el quinto piso es el premolar

de un edificio cariado por sus múltiples sucesos

los mismos que auscultan

las cañerías a media noche

los acalorados gemidos que traspasan

el oxímoron de blandas paredes

gotas

como antídoto desesperado


gotas

capaces de aullar como un lobo

atrapado en el trueno de una nube


gotas maniqueas

entre el dulzor de una esperanza moribunda

y la sal con vestimenta de un templo en ruinas


ellas

son los pasos de Dios con huellas de rocío

Sumario

Enfrentar un texto como Sumario no es nada fácil, no tan sólo por sus más de 750 páginas, sino también, por el tema que aborda: el único magnicidio de la historia política venezolana desde múltiples perspectivas y visiones. Previo a la publicación de este libro, Federico Vegas se anotó un exitazo con Falke, novela que se volvió un referente obligado si de la relación historia-ficción se trata. Hay que reconocer que tanto esta novela como Sumario, llevan tras de sí -y sobre todo esta última- una encomiable labor de investigación como de oficio escritural. Claro que está -y el escritor debe valerse de todas las herramientas posibles para recrear sus mundos-, fue una gran ventaja que contara con una copia del sumario judicial del caso Carlos Delgado Chalbaud -según me han comentado-, en su propia casa. Y me consta que las encerronas de Vegas mientras escribía son dignas de admirar, al punto que perdía la concepción del tiempo -cosa que me comentó por teléfono.

Dicho esto y haciendo una inevitable comparación entre Falke y Sumario, me atrevo a decir que la diferencia fundamental entre ambas, considerando el hecho o el aspecto literario en sí, lo cual va más allá de la anécdota, es que Falke me resultó más ficcional y Sumario más histórica. Dicho de otra manera, encuentro un peso mayor en los datos, en los hechos reales, comprobables y fácticos empleados en Sumario. Tal vez esto pudiera resultar agotador en el proceso de lectura, puesto que la ficción está mejor decantada en la primera que en la segunda. Lo digo sin ambages: Falke es más novela, Sumario es más historia.

Ahora bien, esto en ningún momento lo digo como un aspecto que desmerite el trabajo literario en Sumario, ya que es una obra bien escrita, pensada, estudiada y en donde Federico Vegas despunta su buena prosa. Lo complejo, y tal vez lo que pudiera dificultar la lectura desde la perspectiva del disfrute, del entretenimiento, es que el hilo conductor se camufla, se oculta, detrás de tantas voces y múltiples detalles. A riesgo que los pocos lectores que pasan por aquí me calcinen, digo: yo le hubiera restado unas cuantas páginas al libro y no digo número para que esta osadía de mi parte no sea peor.

Es innegable que esta obra, así como Falke, son referentes ineludibles de nuestra literatura contemporánea, con el adicional de estar enmarcados en el difícil y complejo ámbito de la historia, lo que de por sí ya es meritorio y en donde no todo el mundo puede entrar como escritor y salir ileso de los avatares que de por sí ya trae implícito la retrospectiva al pasado. Vegas ha navegado en ese nicho con comodidad, en donde un número importante de lectores hallan el punto de reflexión y disfrute concentrados en un libro de estas características; un texto que te hace dudar a la hora de saber en dónde está la historia y en dónde la ficción, que además pudiera leerse en clave de reportaje periodístico que acaricia con sutileza lo sociológico.

Como le pudiera inquietar a cualquier lector, me gustaría saber cuál será el próximo libro de Vegas, ¿seguirá por ese camino o nos llevará por uno de ficción absoluta? El tiempo lo dirá, y el autor, claro...

En un país como el nuestro en donde la corrupción cabalga con furia loca, esta cita de quien va evocando el pasado dentro de Sumario, dice mucho de nuestra propia debacle hace más de medio siglo:

No pude evitar pensar en el joven que fui, el atolondrado secretario de un tribunal y evocar mi juventud con una reprimenda que estuve a punto de pronunciar en voz alta: “Era demasiado bella para haber sido el esbirro que fuiste. Francisco, no tienes perdón de Dios”…No tengo dudas de que Francisco Quijano era un hombre estudioso, pero tenía una grave compulsión…Ningún gobernante o partido quería tener cerca al padre del fraude en Venezuela.

19 may. 2011

Maldito karma

Si a usted no le importa desternillarse de la risa en público, bien sea estando en el transporte público, terrestre o subterráneo; en la sala de espera que lo llevará a la abominable turbina de su odontólogo; haciendo cola en el banco o esperando a que llegue el avión al hangar de la paciencia, este es el libro perfecto, porque desde la primera página -literalmente-, desde la primera página usted reirá y reirá.

Kim Lange, una afamada presentadora de la televisión germana, es la que nos lleva por momentos hilarantes, que más allá del divertimento, ofrece también instantes de reflexión de su vida como humana. Ésta muere de una manera absurda, mejor aún, poco común, cuando un lavamanos desprendido de una estación rusa llega desde el espacio para aplastarla y acabar con su existencia.

Como cualquier diva televisiva que se precie, el ego de Kim pasa por encima de todo y de todos, y esa actitud y arrogancia, le hizo acumular en vida un karma negativo o como reza el propio texto, un “mal karma”. Así que después de su muerte, comienza la verdadera aventura de la protagonista de Maldito karma. Reencarna así, por aquello de los objetivos no cumplidos en su vida anterior, como una insignificante hormiga, pero con los recuerdos y el pensamiento de su antecesor humano.

David Safier logra meternos en la multitudinaria colonia de hormigas, en donde Kim, deberá acumular buen karma para evolucionar hacia seres vivos superiores. La estupenda portada del libro da apenas una muestra de todas las reencarnaciones que sufrió Kim para lograr nuevamente reencontrarse con su familia, a ver si logra saldar sus penas por no haber sido buena madre y mala esposa.

La creatividad del autor se explaya al poder ficcionalizar el pensamiento de una hormiga, de un conejillo de indias, de un gato, de un perro y otros tantos animales. Por ello y para suerte de Kim, se consigue con el seductor Casanova reencarnado también en forma animal, entablando con éste, una dupla divertidísima que se transforma en aventura y en un proceso infatigable hacia la búsqueda de la verdad de la vida que los lleva de manera insólita hacia Venecia. Kim duda, sufre, se atormenta, a la par que no deja de pensar en Alex, que siendo el buen esposo que fue mientras ella estuvo viva y un excelente hombre en todos los sentidos, un par de años después consigue un nuevo amor, siendo esta situación la que reaviva sus celos y la motiva a buscar la manera de reencarnar en humana para poder estar con él nuevamente.

Con un lenguaje absolutamente desenfado y directo, Maldito karma es una novela que entretiene por la manera y las ocurrencias plasmadas por el autor, partiendo del humor sencillo, y otras veces, un tanto más sofisticado, para lograr engancharnos de principio a fin. Kim tiene una difícil y larga tarea para dejar de ser insecto, más aún cuando su único e incipiente rol de madre, lo inauguró así: “Un minuto en el dentista ya es largo. Un minuto de música y bailes tradicionales en televisión es todavía más largo. Pero el minuto que un puto test de embarazo necesita para decidir si marcará una segunda línea o no es la prueba de paciencia más dura del mundo”.

Maldito karma es como ver en vivo y en directo un stand up-comedy pero de los buenos. Un libro divertido y aleccionador.

El viaje al poder de la mente

He procurado diversificarme en mis lecturas, de pluralizar el encuentro con los libros más allá de la grata ficción que nos da la literatura. Suena fácil, ¿pero la verdad?, no lo es. Mucho menos si uno cuenta la ingente cantidad de autores, de clásicos y afines, pendientes por ser abordados desde la intimidad del ejercicio lector.

Me dije entonces, lee otra cosa, y comencé hace ya un tiempo con algunas biografías, y posteriormente, con aquellos libros que algunos llaman “de divulgación”. Como dije, no fue sencillo, pero logré desprenderse del intrínseco atractivo que genera la fabulación y de sus mundos posibles, para entrar de lleno a una realidad más cercana a la nuestra. Me encuentro así con El viaje al poder de la mente, un título que de por sí ya coqueteaba conmigo pero que estuvo un tiempo en la columna de libros pendientes, hasta que me dio por investigar sobre el autor, Eduardo Punset, y fue allí que estallaron las ganas de leerlo.

¿Quién es Punset?: abogado y economista; profesor de Ciencias y reconocido conferencista; tuvo un rol importante dentro de la consolidación definitiva de la democracia española. También fue ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas y un largo etcétera que se pierde de vista, que incluye el periodismo, su presencia en la televisión, premios importantísimos y un párale ya... Así que conocido el autor, me adentré en este libro que viene a ser el último de una exitosa trilogía entre quienes saben quién es, y sobre todo, qué es capaz de decir, Eduardo Punset.

El viaje al poder de la mente, es un libro científico y no por ello ajeno a cualquier lector mortal que quisiera darse un paseo por esos temas, ya que la manera en que está redactado, es una deliberada y grata invitación a la lectura. No obstante, en algunas ocasiones el autor se olvida que no todos comprendemos la terminología utilizada, que no somos científicos, pero sin duda cala hondo en gran parte del texto cuando quiere hacerse entender. El libro comienza por el Big Bang y la pregunta inmediata que uno se formula es, ¿qué tiene que ver esto con el poder de la mente? Y es justo allí que el autor te sorprende en la manera que va relacionando una cosa con la otra dentro de su análisis, teniendo como respaldo, además, a muchos de sus amigos científicos de Harvard, Oxford y de las mejores universidades y centros científicos y tecnológicos de Europa.

En este libro está el inicio de la vida; el proceso de cambio de los seres humanos; el tema del amor y los fracasos; aprendizaje emocional; alucinaciones y delirios; genocidios; el ADN y su programación; la forma animal y el hombre; ¿hay vida después de la muerte?; el mundo vegetal y animal; las diversas fuentes de energía; las callejuelas internas del cerebro; aprendizaje emocional y social; la fotosíntesis como el proceso perfecto para la alimentación y otra gran variedad de temas que increíblemente viajan por la mente. Sorprende saber que una persona domine todos estos temas a placer y mejor aún, que el lector quede con ganas de saber más cuando ya el libro se termina.

Todos estos temas y muchos más, forman parte de un libro que aborda asuntos de eterna inquietud e interés para los seres humanos, incluyendo aquel que, parafraseando al propio Punset, insiste en señalar que es más provechoso desaprender que aprender. No revelaré las razones con las cuales aclara su teoría, pero lo cierto es que esta lectura da una guía hacia el entendimiento y comprensión de aspectos de nuestra cotidianidad abordados de manera afable, donde incluso la “felicidad” como tema utópico, recibe también su cuota de ciencia. Ya hacia el final de El viaje al poder de la mente y con la variopinta cantidad de temas abordados, me enteré de que existe un sólo animal en el planeta tierra que se alimenta como las plantas, es decir, mediante la fotosíntesis. Ahí les dejo esa inquietud para que se adentre y viaje por la mente.