22 dic. 2010

Flecha


De flecha

no tengo ni el filo de su borde

sólo minutos furtivos de algo etéreo

húmedo

casi fantasmal


soy veneno punzante

que te recorre por las noches

haciendo de ti un océano profundo

de fracasos tan míos


un simple copular en el silencio


he mellado tu angustia con un verbo

mientras tu codicia carnal

duele

a pesar de una láctea rigidez

que punza de placer en tus manos

duele.

2 comentarios:

Icíar dijo...

Escribes bien, esa poesía ardiente que tan fácil te parece.
Un saludo navideño

Carlos Suñer Queralt dijo...

Bravo. Me dejas pernoctando en ese delgado espacio entre la admiración y la envidia. Recibe un gran abrazo.