30 ene. 2008

Poética



Hoy me dio por crear una nueva sección en mis escombros, la llamaré "Breves ensayos". Aquí va este primer intento sobre la Poética:

Quién imita a quién sería la pregunta necesaria para encontrar el sitial de honor justo que le corresponde a poetas, escultores y músicos; en fin, a los diferentes artistas. Así, Aristóteles no pretende exaltar un arte por otro, ni dar un concepto irrefutable de la belleza artística, sino más bien, de ir a la esencia misma del hombre en donde la imitación se presenta como un conjunto de herramientas idóneas para la producción poética y artística. Quizás, por ello mismo, se observa que desde muy niños el aprendizaje es meramente imitativo -como el caminar, hablar, etc.-y por ende natural.

En la Poética de Aristóteles, Homero es tomado como el padre de la mímesis dramática, no tan sólo por la precisión que tuvo a la hora de escoger a sus personajes, sino también, por el estilo particular que utilizó para realizar sus cantos: la métrica, repetición de fórmulas, etc. Es precisamente del estilo o de la manera de imitar de donde surge la diferencia poética, y por ser este precepto manejable por todo aquel que quiera efectos particulares, se deduce que la poesía descansa sobre cimientos premeditados y estudiados, en donde las técnicas utilizadas con fines artísticos alejan un poco al hombre de la esencia natural. Por esto, la precisión técnica exagerada sobre el arte en general debería ser menos rigurosa y más holgada.

En el décimo capítulo de La República, Platón resulta más escéptico a la hora de definir el concepto de imitación, por lo cual le parece difícil consignar una poesía imitativa si existen múltiples facetas en el espíritu humano. Pero, en este punto, convergen tanto Platón como Aristóteles al creer que la imitación se aleja del sentido real de las cosas y que la única función de ésta, es tratar de llegar lo más cerca posible a la pureza del acto o el hecho. De esta similitud de ideas, Platón resulta peyorativo al plantear la imitación como una "niñería" alejada de la razón e incluso como un acto vil. Se puede añadir, además, que ambos filósofos encuentran al ser humano predispuesto a disfrutar del hecho imitativo, observándose claramente esta idea, a la hora de la representación del dolor profundo, de fieras y muertos.

La imagen de Homero es castigada severamente por el discurso irónico de Platón al poner en entredicho la función poético/civilizadora que sin duda alcanzó el creador de La Ilíada y La Odisea, a diferencia de Aristóteles, que reconoce los aspectos imitativos en Homero pero sin menospreciar su calidad artística.

29 ene. 2008

En busca de un personaje (Ganador)


Gracias a los amigos blogueros por enviar sus textos, así como a los oyentes de Librería Sónica, y participar. El ganador de En busca de un personaje (J.E. Chejin) fue Marta Magide, de Lugo, España. Será anunciado el domingo 10 de febrero en Librería Sónica y haremos lectura del texto.
He aquí el mismo:

MI REENCARNACIÓN

Si me pudiera reencarnar, no me gustaría ser rica, y tener a mi lado a gente que sólo me quiere por mi dinero. Ni me gustaría reencarnarme en la más guapa, ¿para qué? Para ser carne, que muchos paladares les gustaría catar, no, no quiero eso, si quieren carne, que se vayan al supermercado. Tampoco me gustaría ser Santa Teresa de Calcuta, pues jamás la podría igualar en tanta humanidad. ¿Qué si me gustaría ser famosa? No, para qué, para no tener vida privada y que me salte en cada esquina un flash, no gracias, no quiero morirme de un infarto.

Y os preguntaréis, pero entonces, ¿en quién se reencarnaría? La respuesta es muy simple, en mí misma, sí, lo que estáis escuchando. Viviría mi vida una y otra vez, con mis alegrías y mis tristezas, con mis amigos y con mis enemigos (más vale malo conocido, que bueno por conocer). No hay cosa más bonita que quererse mucho a uno mismo, y amar todo aquello que nos rodea, y no intentar ser quién no somos.

¿Para qué quiero reencarnarme, si tengo todo lo que quiero a mi lado? Y seguro que si miráis todos detenidamente a vuestro alrrededor, os daréis cuenta que tenéis lo necesario para ser felices... Yo soy feliz siendo yo misma,¿Y tú?

Llámalo amor........si te de nota!

En la onda amorosa de la colección Llámalo amor…..si quieres! (algo siempre me obliga a romper la típica regla de tan sólo tres puntos suspensivos, como si por alguna razón de falta de economía, cada punto extra resaltara lo que modifica directamente) hago una breve mención de este par de agradables de lecturas.

En todo caso y evitando tanto césped –el término sería otro pero como los amigos de la Editorial Aguilar (Santillana) quizás le echen una lectura a esta mínima reseña, trataré de no ser soez.

Las 12 caras del amor: particularmente creo que el amor tiene infinitas caras pero como Mariana Reyes –su autora- es una erudita en el tema astrológico, su enfoque se basó en los signos zodiacales. A decir verdad yo huyo del tema. Con todo el respecto que las damas se merecen y que gracias a ellas existe esa Crazy little thing called love como diría Freddy Mercury –Dios lo tenga tocando en su gloria- deben reconocer que lo primero que pasa por sus ojos en las revistas dominicales encartadas es el horóscopo, amén de todas las revistas que traigan la mística bitácora del día, la semana, el mes o el año. El horóscopo de los domingos me suena a lo siguiente:

(REDACCION DE CUALQUIER MEDIO IMPRESO QUE UTILICE EL HOROSCOPO. DIA: VIERNES)

-Carlos, pásame un Leo para el domingo….

-Pana, no consigo ni uno. ¿Te sirve un virgo?

-Si va, le cambio el título y listo….



¿Quién me dice que esto no sucede?

Al punto, y sacando la parte técnica del asunto en donde se expone el metal, las piedras, sus metales, la fecha y compatibilidades, cada signo abre con una breve historia de amor. Toditas son fantásticas. La de mi signo es genial. Que ¿de qué signo soy? Del mejor del mundo….¿o acaso usted no dice lo mismo del suyo.


Latidos de humor

Como Rayma es de pocas palabras –al menos en sus caricaturas- y padece de un desborde incontenible de imágenes, no tengo mucho qué decir salvo que es fantástico su trabajo. A los amigos de otras latitudes pueden ver su oficio entrando en www.eluniversal.com Me costó un mundo escoger una imagen del libro para este escueta reseña… Les juro que fue al azar y cerrando los ojos.

25 ene. 2008

Música para el fin de semana (Anorexia literaria)


Ante mi anorexia literaria en el día de hoy, he resuelto republicar este soneto que a mis lectores inexistentes les gustó, a decir por los comentarios que a bien hicieran antes del relanzamiento de estos escombros por allá en el mes de agosto del fallecido año y previo a mi voluntaria desaparición bloguera un par de meses.
También reposteo -espantoso término éste- "Gripe", por los incesantes brotes de enfermedades que nos hacen retroceder unos 50 años atrás en términos de salubridad: es que hasta los virus se han puesto beligerantes.




Gripe

Vergüenza debería darme hacer este soneto

extrayendo palabras al azar de una tómbola

por más que lo intento no logro más que un panfleto

qué deshonra habría de darle al pobrecito de Góngora


Lo peor de todo es el motivo incierto

que me lleva así a escribir de golpe

los ojos me palpitan, con fiebre me despierto

de sorpresa una vez más, ¡Oh Señor tengo gripe!


La tos es un serrucho que corta mi garganta

y no hay limón ni jarabe que venga en mi auxilio

¿será que mis anticuerpos están en el exilio?


La nariz sigue llorando y trae un río que espanta

después de diez estornudos todo viene en un alud

y la ironía dice «presente» cuando te dicen salud.

22 ene. 2008

Amorcito corazón


De la colección “Llámalo amor si quieres”, la palabra estupenda de Laureano Márquez nos hace reír a carcajadas en Amorcito corazón. Una especie de guía turística que nos da datos sumamente interesantes para entender el tipo de veneno que Cupido adereza en las puntas de sus flechas. Este libro es un carcaj repleto de fino humor, amor y viagra. La disfunción eréctil que pudiera padecer su sonrisa tiene los días contados. Tómensela, disculpen, léanselo.

Con la urbe al cuello


Apreciado lector. Dependiendo del tipo de humor que la vida le haya cargado a su espíritu, este libro le pudiera resultar ligeramente petulante. En lo que a mí concierne, me parece un libro que más allá de un “excesivamente normal”[1] -frase que en nuestra historia contemporánea sería una especie de “delirio en el Chimborazo”, salvando el anacronismo y los valores de rigor- es un libro exageradamente genial. Yo comulgo con esa ironía y con ese sarcasmo que Karl Krispín expone Con la urbe al cuello, haciendo con dicho título, el no tan casual reflejo homónimo de lo que padecemos en este país. Cuánto no habrá del profesor Montánez (personaje principal) en el autor del texto, que de principio a fin –al menos para mí- se transforma en un embajador de nuestra decadencia como país, como sociedad, elevando una fantástica carta al Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, con el objetivo de que se apiade de nosotros enviándonos a través de una migración insular[2] a Saint Thomas.

Disculpen mi insistente “primera persona”, pero es que me gocé esta lectura, que muy al estilo de Los cantos de Maldoror, la voz cantante nos conmina a no continuar leyendo: “cada vez me importa un rábano la opinión de los demás, hasta de ustedes, no tengo por qué ocultarlo. Y si quieren dejar de leer esto al instante, háganlo”. Los fantasmas de la ciudad son implacables y el humor resulta la mejor herramienta para combatirlos.


[1] Para los amigos blogueros de otras latitudes distintas a Venezuela, la celebérrima frase fue proferida por el que fue en su momento el V.P. del país José Vicente Rangel, en medio de una de las crisis más brutales que país alguno haya atravesado en el sistema solar (Sí, país, no planeta).

[2] La gran mayoría de los caraqueños estamos acostumbrados a este proceso demográfico en períodos vacacionales, en donde solemos tomar por asalto a la Isla de Margarita. Esto sin duda sería un aval para que su excelencia suiza concediera la venia a los traidores que queremos huir de la miseria –mar de la felicidad incluido- el hambre, la delincuencia, la impunidad y otras menudencias.

21 ene. 2008

Gánate En busca de un personaje


Si tuvieras la oportunidad de reencarnar en alguien, quién sería ese alguien y por qué. Quién sería ese personaje que se llevaría todos tus votos para merecerse que reencarnaras en él. Haznos llegar tu texto de tan sólo una página y a doble espacio como máximo a libreriasonica@gmail.com y el texto más original se lleva el libro En busca de un personaje del autor venezolano J. E. Chejín. Tienes hasta el lunes 28 de enero para enviarnos tu material. El ganador lo anunciaremos a través de nuestro programa radial Librería Sónica del domingo 3 de febrero, a través de http://pomarrosasycerezos.blogspot.com y por estos escombros…

Suerte!

PD.:
En el tag “lecturas” pueden ver una brevísima referencia sobre este libro.

14 ene. 2008

Cuento de Navidad

Gracias a los amigos bloggeros por enviar sus textos y participar. El ganador del Retablillo de Navidad (Aquiles Nazoa) fue Carlos Eduardo Fuenmayor (anunciado el domingo 13 de enero en Librería Sónica) (http://llamaradasnegras.blogspot.com) He aquí su texto:

“Si la virgen María y José se presentaran en mi casa pidiendo asilo por que María está a punto de dar a luz, mi mamá se volvería loca, estamos hacinados. Además de mis dos padres somos cuatro varones y tres hembras si contar un perro, un gato y un loro; viviendo en una sola casa, sobre todo ésta que es un chiquero. Según mi madre este no es el lugar para atender a una mujer apunto de dar a luz y ninguno de nosotros es médico o partera.

Los acogería pero estaría vuelta loca entre atenderlos y ordenar la casa un poco, que la nevera está vacía, que no hay nada pero nada que ofrecerles.

Mi padre seguramente se pondría a hablar con José sobre su infancia para en algún momento comenzar a hablar de lo insegura que es Caracas hoy; y también sobre política, seguramente con el sonido de la televisión o la radio de fondo nosotros también estaríamos angustiados, no podríamos dormir pero jamás competiríamos con la angustia de nuestra madre -digo yo.

Seguro que para complicar el asunto el fregadero o la nevera comienzan a botar agua, siempre es así, estas cosas pasan cuando uno menos lo desea, pareciera que la casa tiene vida y no le caemos bien (bueno quizás este día la casa no tendría nada que ver y seria cosa del demonio).

Quizás nuestro gato Rasputin se presentaría con un pajarito o ratoncito muerto para que mi madre se desespere más y más (también se le podría ocurrir al gatito vomitarse la alfombra).

Rasputin de seguro no entregaría a su presa con facilidad para ser botada dentro de un cesto de basura.

Qué más podría decir los que vieron al niño nacer. No serían la mula y el buey sino un perro y un gato. De seguro José y María levantando el rostro al cielo dirían “Dios mío a dónde vinimos a parar”.

Dejo de escribir, parece que mi mamá a esta hora de la noche le acaba de abrir la puerta a dos personas y por una razón que desconozco esta muy nerviosa, muy nerviosa.”

11 ene. 2008

Música para el fin de semana (Entelequia)

Todos creemos en tu entelequia

En tu multiplicidad reinante

en cada rincón abandonado

incluso en cada metralla, en cada bala, en cada gota de sangre.

Todo se justifica con un por qué

En una razón de ser que esconde la verdad

la inevitable alevosía que va más allá de tu silencio

y esa es tu palabra fustigando lo que queda de conciencia.

Toda tu omnipresencia lo abarca el pensamiento

Las ergástulas del tiempo

siguen siendo las mismas del Sinaí

pero no pueden controlar la perpetuidad de la barbarie.

Todos somos tú, qué descaro

Y tú estás en cada uno de nosotros

como el agua que brota tal vez de tus venas

y de nuestros pecados la ambrosía de tu existencia.

9 ene. 2008

Dama mojándose el culo sentada en un banco con paraguas.

Amores intensos y que están constantemente al borde de dos abismos: el abismo propio que trae el amor, con sus vicisitudes, sus triunfos y sus fracasos; y el abismo en que se encuentra una ciudad condenada al tumulto, al desorden, pero que irónicamente es el marco referencial para el romance, que pinta cada escena o diálogo, en un edificio, en un local nocturno (o diurno) y en una esquina cualquiera en Caracas. Kozak nos lleva de la mano a recorrer la ciudad como si fuera una guía turística, nos da el detalle de todos esos lugares que para nosotros los caraqueños son tan familiares. El valor agregado es darle vida a cada dirección jugando entre esa fisonomía pictórica, arquitectónica de la ciudad, y el diálogo natural y muy nuestro encarnado por sus protagonistas.

Hace unos cuantos años fui uno de los tantos alumnos que recibió clases de literatura con Kozak en un par de semestres. Es por ello que en cierto diálogos siento que es la misma autora que se torna personaje la que nos está hablando: por un lado, una evidente inteligencia en la palabra, la dureza de su carácter; y por otro lado, la estudiante que va por los pasillos de la Facultad de Humanidades tomándose un café, pana de muchos y criticada por otros. El título de esta reflexión es uno de los tantos cuadros citadinos que verán en Latidos de Caracas.

Mercado Quinta Crespo.

8 ene. 2008

El mar profundo


Confirmado. En el tag “lecturas” podrán ver una breve reseña que hice sobre En busca de un personaje, en donde decía que “pudiéramos esperar y prolongar en su siguiente obra, El mar profundo, el grato sabor que nos dejó una lectura llena de intrigas, aventuras y revelaciones que van más allá de lo palpable”. Repito, confirmado, su última novela es un perpetuo nudo en la garganta, una obra que te lleva de la mano y te dice: «ven, lánzate conmigo». Disculpen mi insistencia y si les resulto terriblemente zalamero, pero uno se enorgullece de leer libros tan buenos fato in casa, que no le deben envidiar al mejor best seller del planeta -con marketing incluido- absolutamente nada.

La reencarnación de dos personajes que se hallan en el futuro, el suspenso que se da en cada capítulo, las escenas amorosas empalmadas con gran pasión, son apenas algunos de los ingredientes literarios que, en El mar profundo, Chejín utiliza con elegancia, maestría –y en algunas ocasiones- con los pies firmes sobre la tierra. En resumen, un libro fascinante.

4 ene. 2008

Japi niu yiar tu dousan eig


Feliz 2008 hasta el hastío…
Hasta que duela el bienestar
y la tristeza sea anhelada.
Feliz 2008 por allá en octubre,
por los abrazos de falsa sorpresa.
Tal vez no tan lejos, digamos en abril,
ese mismo que le robaron a Sabina.
«Feliz año» a Voz Pópuli –con equis o zeta-
y todo el mundo mire su reloj de pulsera buscando la fecha.
Feliz año con dietas, tristezas y promesas
que se cumplirán hasta la mitad.
Feliz año con recuerdos que matan,
con tus errores a cuestas haciendo de las suyas aún
en este año a pañales.
Feliz año a los amigos –y a los enemigos, quizás los tienes y no lo sabes.
Feliz año con café incluido y endulzado con splenda,
con kilos de más y con anaqueles vacíos.
Feliz año con hambre, miseria y corrupción.
Feliz año, porque somos fuertes –como la moneda absurda.
Fuertes como la esperanza que no muere.
Feliz año.