18 may. 2010

Viaje al amanecer

Había leído uno que otro ensayo pero nunca un libro completo del maestro Mariano Picón-Salas. Creo que empecé con buen pie, con un libro del año 1943: Viaje al amanecer. Todo aquel que quiera deleitarse con un texto de fina prosa, donde la evocación de lo vivido es el eje central de lo narrado, este es el libro perfecto.


Aquí nos conseguimos a uno de los ensayistas más prolíficos de Venezuela y Latinoamérica de todos los tiempos, en su ambiente natural, atravesando su adolescencia y juventud con mirada precisa para describir entornos y situaciones que lo rodearon. Cada festín de su Mérida natal, cada evento religioso –bautizo o entierro–, cada visita al mercado, las navidades, la angustia ante el cometa Halley, el primer amor, entre tantas historias más con tildes eruditas y románticas, están en este hermoso libro, el cual abre con una jocosa “Dedicatoria a Mariacastaña”, lo cual ya deja entrever el fino humor del cual también gozaba Don Mariano.


Una de las características de Viaje al amanecer, la cual puede ser vista incluso como una ventaja a la hora de leer, es que no tiene una trama novelesca principal. Dicho de otro modo, no es una novela a la cual usted debe aferrarse a un hilo temático para seguir la historia. No. Es un libro que más bien pudiera catalogarse como autobiográfico, en donde los hechos reales están muy bien dibujados gracias a la extraordinaria prosa del autor y que sin duda también pudiéramos catalogar como crónicas. Así que eso que llamé temerariamente como una “ventaja”, le provee la oportunidad de ir leyendo el libro historia por historia, crónica a crónica, cual pequeñas píldoras literarias sin mayor esfuerzo y con un disfrute más que garantizado.


En Viaje al amanecer las anécdotas van marcando los pasos de la lectura, y el extraordinario escenario natural, repleto de montañas y flores, de caminos y riachuelos, el andamiaje que le da forma y unidad al libro. Los temas abordados por Mariano Picón-Salas son múltiples, todos desarrollados a través de su prodigioso lápiz ya eternizado, tanto por la historia, como por el talento de este hombre de pensamiento y letras. Cualquier referencia biográfica que pudiera hacer del autor sería extenderme por muchas páginas. Por ello los invito a escribir en su buscador virtual Mariano Picón-Salas para que (re) descubran a un insigne erudito y fenomenal escritor.


Por lo pronto, asumo más compromisos de lecturas (como si no los tuviera) iniciándome con el libro Comprensión de Venezuela, título que de por sí ya entraña misterio y ansiedad para cualquier nativo de estas tierras, más aún teniendo el panorama actual de un país tan polarizado por diversas razones. Como bien decía –según el propio Don Mariano– su abuelo, por allá a finales del siglo XIX y principios del XX: “Este país, este país, ¿para qué nos libertaría Bolívar?”


Lectura necesaria.


PD

Les recomiendo la edición de la Universidad Católica Andrés Bello (2008), bajo el nombre Obras selectas, Mariano Picón-Salas. La reconocerán por su llamativo color anaranjado.

2 comentarios:

Icíar dijo...

Hace falta tiempo. Mucho más tiempo. Me interesa el libro que has puesto. Parece ameno. Además de una forma de adentrarte en Venezuela, que conozco tan poco.

Angel Montiel dijo...

Los estoy leyendo. Está genial