17 dic. 2009

Pentagrama imaginario de tu vientre

tus ojos de palisandro

con su ferviente mirada de astilla

me arropan con rabia volcánica


ignoro tu malestar

porque sin razón alguna

disfruto de tu casquivano corazón



ven

hazme un trozo de carne

en tu deglutir de adjetivo macabro



que mi penumbra

sea el ocio altruista

imaginario de tu vientre


ese pentagrama

de finos vellos

en cuya puerta reza

senza misura


y tu cuerpo

batuta en mano

ya es partitura de ángeles

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es un breve e interesante fragmento de libido, música y degustación.