30 jun. 2008

El último encuentro


Si hay algún texto, alguna novela, que me haya impactado por su profunda y descarada humanidad, es esta: El último encuentro. Esta recomendación de lectura me fue dada por el bloguero Francisco Pereira a través de su blog telardepalabras.blogspot.com, cosa que agradezco. Como lector desordenado que soy, este tipo de trabajo narrativo es el que te hace ver tus lecturas anteriores como bagatelas, sencillos y agradables divertimentos. Sándor Márai, autor Húngaro hasta ahora desconocido para mí, llega por medio de la palabra precisa a las emociones humanas de sus personajes y de nosotros los lectores que nos volvemos cómplices de “El General” (personaje principal), el cual está entregado en una desesperada búsqueda de la verdad. La intensa melancolía traspasa la barrera física del papel para que sintamos esa desesperante paciencia que lo hizo aguardar tanto tiempo hasta ese último encuentro con su mejor amigo: Konrád. Tal como señala la voz omnipresente de la obra: “uno se pasa toda la vida preparándose para algo” y el General Henrik se preparó para ese momento, en donde “el enfado y el deseo de venganza habían dado paso a la espera”.

En pocas obras he visto el desarrollo del tema de la amistad como está expuesto en esta preciosa novela. Amistad que sus dos protagonistas en tiempos de adolescentes juraron mantener en una pretendida pureza: “Al erotismo de la amistad no le hace falta cuerpo…no le es atractivo. Resulta incluso inútil”. La sapiencia que dejan los años consigue una voz sensata en ese “general” físicamente cansado, pero inalterable en su deseo por ver aunque sea por última vez a su amigo de toda la vida: “has vuelto, porque no has podido hacer otra cosa. Y yo te he estado esperando porque no he podido hacer otra cosa. Los dos sabíamos que nos volveríamos a ver, y que con ello se acabaría todo”.

Esa melancolía que mencioné líneas atrás, va de la mano con la implacable soledad que se ve pausada por el encuentro de dos hombres en el fervor de su decadencia, en su vejez. La última conversación, ese dialogo tan esperado que a no ser por las breves y contadas intervenciones de Konrád, pareció más bien un rico, inigualable y fantástico soliloquio, en donde Henrik le da una contundente lección de vida, de humanidad a su entrañable amigo: “Uno no peca por lo que hace, sino por la intención con que lo hace”; “Todas las grandes pasiones son desesperadas”; “La naturaleza humana siempre necesita algún pretexto material en el momento de cometer un acto excepcional”; y así un sin fin de ideas, de imágenes, de comentarios y opiniones propias de un gran sabio, hasta el punto en que le dice: “tengo que darte una sorpresa terrible, tengo que hacerte una revelación: tú y yo seguimos siendo amigos”.

Tal vez esté exagerando pero para mí El último encuentro es una excelsa novela, en donde las emociones y los sentimientos de sus personajes están reflejados allí sin ninguna truculencia, sin espejismos, tal como son en sus grandezas y miserias. Un extraordinario descubrimiento literario que espero también lo sea para los pocos lectores que pasan por estos escombros.

6 comentarios:

mharía vázquez benarroch dijo...

querido jason
has descubierto a uno de los grandes narradores europeos. la literatura húngara es de una fineza sin par, sólo que el problema de traducción es complejo. sin embargo en venezuela tenemos a judit gerendas, cuyo origen húngaro le ha permitido hacer magníficas traducciones, publicadas en Budapest y España, respectivamente, y en su blog:labaladadelbajista, podemos encontrar parte de esas traducciones.
felicidades, has descubierto un nuevo paraiso.
un gran abrazo

manolito dijo...

pocos y super desordenados..digo,por mi.
abrazo.

mi despertar dijo...

Me encantó el texto pero te cuento el color amarillo me resultó dificil para leer
Abrazos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Gracias por la recomendación, habrá que leerla ya que suena muy interesante.

Te voy a dar una humilde recomendación y con todo respeto, mira ese color amarillo de las letras me lastimaran la vista, no se a los demás, quede viendo estrellitas al terminar de leer tu post.
Saludos

Gizela dijo...

Seguiré la recomendación, lo buscare mañana por estos lares,igual no tengo nada que leer, acabo de terminar, Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini, que también me pareció una muy hermosa novela
Un beso Gizz

Francisco Pereira dijo...

Excelente comentario sobre la obra de Márai. Te felicito.Recoges la esencia de la obra. Unos hombres de caracteres recios unidos por la amistad de infancia que la vida los lleva a conocerse el uno al otro en la distancia y el tiempo, inmersos en una écpoca dolorosa para ellos, la guerra astro hungara. Para mi, realmente una joya.

Me cmplace que te agradara la recomendación.

Hay un título que me acabo de leer y me pareció fantástico por el punto de vista del narrador: EL CURIOSO INCIDENTE DEL PERRO A MEDIA NOCHE de un autor ingles, Mark Haddon. Es una novela que al inicio suele ser algo extraña (por el punto de vista) pero a medida que avanza y se hacen los decubrimientos que teje el autor engancha.
SI no las has leido, la puedes conseguir en TEMPLO INTERNO en el Centro Plaza, está por los 75 BsF (los libros se pusieron de lujo)
Saludos.