15 ene. 2009

Lánguida premura


Condenado

al rosado pliegue de tu piel oculta


hechizo

magia


esta tu inmovilidad líquida

absorbe mis dedos


se agita

tiembla


y desata una cascada

de ajenos espasmos


ya mi lengua embiste

con perversa citología en tu deseo


sin treguas

ni escarmientos


no soy más que un trozo de carne

entre la viscosidad de tu oleaje


de tu derrota -así como la mía-

una tenue recompensa


lánguida premura de tus sueños.

5 comentarios:

Rafael Urdaneta dijo...

Ilustre, una forma muy sublime de describir la ilusión, la entrega, la derrota, la alegría de un contexto y camino que todos recorremos alguna vez.

Mis Felicitaciones.

mharía vázquez benarroch dijo...

el amor como un regalo y una maldición, el amor, un pliegue del corazón que se hace polvo y envejece con nosotros, como el tiempo, como la vida.
bello poema jason.

Francisco Pereira dijo...

Tu poema, como embarcación, me lleva en ese rumbo, dirección del amor en el mar de la entrega,
Bravo!

Luisa Elena Sucre dijo...

Tu poema me contactó con mi capacidad de ser cascada, de absorber dedos, de agitarme, de temblar y de recompensarme. ¡Esto es poesía! Te felicito y te agradezco este regalo que nos has puesto en tu blog.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Rojo carmesí entrelazado con bellas letras y escarnecidos ejemplos, corazón roto en mil pedazos que destila sangre y un solo pedazo de carne.

El oleaje ese que al pasar los años convierte la piedra en polvo así es nuestra vidas y porque no así son nuestros sueños muchas veces algo desgastados.
Saludos