17 jun. 2009

Claxon

Hay un claxon en mi pecho
suena
revienta
un duro esputo quiebra el silencio

tamborilean mis pulmones
en un instante de duda
mientras mis manos son felices
en los vértices del llanto

migran las tiernas arañas de su escondite
y en su lugar queda
el estertor de mis adentros:

pinceladas verdes
dolor de siglos
recuerdos.

5 comentarios:

Ana Márquez dijo...

Hace tiempo q decidí q las arañas no me dan miedo... Aunque si tuviera una de ese tamaño justo ahí quizás cambiaba de opinión :-)

Hermosa imagen, aunque no menos q el poema. Felicidades.

Carla dijo...

Un texto excelente,. intenso.ç
Impresionante la imagen!

Ana Márquez dijo...

Será un honor, amigo, que leas "Aqua sum" donde tú quieras :-) Un abrazo enorme.

A do outro lado da xanela dijo...

Siempre quedan recuerdos, como te4stigos envidiosos que pretenden boicotear muchas veces nuestra presente felicidad...

A ver cuándo inventan un repelente para ellos, al igual que los hay para las arañas :)

Un beso!

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

El migrar de las tiernas arañas hizo que se me erizaran los bellos de mi cuerpo, que araña más sexy esa, camina y se desliza sobre la carne joven y lisa.
Saludos