19 may. 2011

El viaje al poder de la mente

He procurado diversificarme en mis lecturas, de pluralizar el encuentro con los libros más allá de la grata ficción que nos da la literatura. Suena fácil, ¿pero la verdad?, no lo es. Mucho menos si uno cuenta la ingente cantidad de autores, de clásicos y afines, pendientes por ser abordados desde la intimidad del ejercicio lector.

Me dije entonces, lee otra cosa, y comencé hace ya un tiempo con algunas biografías, y posteriormente, con aquellos libros que algunos llaman “de divulgación”. Como dije, no fue sencillo, pero logré desprenderse del intrínseco atractivo que genera la fabulación y de sus mundos posibles, para entrar de lleno a una realidad más cercana a la nuestra. Me encuentro así con El viaje al poder de la mente, un título que de por sí ya coqueteaba conmigo pero que estuvo un tiempo en la columna de libros pendientes, hasta que me dio por investigar sobre el autor, Eduardo Punset, y fue allí que estallaron las ganas de leerlo.

¿Quién es Punset?: abogado y economista; profesor de Ciencias y reconocido conferencista; tuvo un rol importante dentro de la consolidación definitiva de la democracia española. También fue ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas y un largo etcétera que se pierde de vista, que incluye el periodismo, su presencia en la televisión, premios importantísimos y un párale ya... Así que conocido el autor, me adentré en este libro que viene a ser el último de una exitosa trilogía entre quienes saben quién es, y sobre todo, qué es capaz de decir, Eduardo Punset.

El viaje al poder de la mente, es un libro científico y no por ello ajeno a cualquier lector mortal que quisiera darse un paseo por esos temas, ya que la manera en que está redactado, es una deliberada y grata invitación a la lectura. No obstante, en algunas ocasiones el autor se olvida que no todos comprendemos la terminología utilizada, que no somos científicos, pero sin duda cala hondo en gran parte del texto cuando quiere hacerse entender. El libro comienza por el Big Bang y la pregunta inmediata que uno se formula es, ¿qué tiene que ver esto con el poder de la mente? Y es justo allí que el autor te sorprende en la manera que va relacionando una cosa con la otra dentro de su análisis, teniendo como respaldo, además, a muchos de sus amigos científicos de Harvard, Oxford y de las mejores universidades y centros científicos y tecnológicos de Europa.

En este libro está el inicio de la vida; el proceso de cambio de los seres humanos; el tema del amor y los fracasos; aprendizaje emocional; alucinaciones y delirios; genocidios; el ADN y su programación; la forma animal y el hombre; ¿hay vida después de la muerte?; el mundo vegetal y animal; las diversas fuentes de energía; las callejuelas internas del cerebro; aprendizaje emocional y social; la fotosíntesis como el proceso perfecto para la alimentación y otra gran variedad de temas que increíblemente viajan por la mente. Sorprende saber que una persona domine todos estos temas a placer y mejor aún, que el lector quede con ganas de saber más cuando ya el libro se termina.

Todos estos temas y muchos más, forman parte de un libro que aborda asuntos de eterna inquietud e interés para los seres humanos, incluyendo aquel que, parafraseando al propio Punset, insiste en señalar que es más provechoso desaprender que aprender. No revelaré las razones con las cuales aclara su teoría, pero lo cierto es que esta lectura da una guía hacia el entendimiento y comprensión de aspectos de nuestra cotidianidad abordados de manera afable, donde incluso la “felicidad” como tema utópico, recibe también su cuota de ciencia. Ya hacia el final de El viaje al poder de la mente y con la variopinta cantidad de temas abordados, me enteré de que existe un sólo animal en el planeta tierra que se alimenta como las plantas, es decir, mediante la fotosíntesis. Ahí les dejo esa inquietud para que se adentre y viaje por la mente.

3 comentarios:

Ophir Alviárez dijo...

Conozco a Punset. lo he leído, no es fácil como dices pero hay cosas muy interesantes en sus páginas. Voy entonces por Safier y su karma, es bien sabido que en nuestra época las sonrisas nunca están demás...

Abrazo!

Ophir

Icíar dijo...

¡Vaya cebo que has dejado¡ ¡eso no se hace! ¿quién es ese animal,'pofavó'?
A mí Punset me cae demasiado bien, me hace reír. No es realmente un científico. En realidad es un mediador de información científica.
¿que quiere saber de un tema en concreto? bueno, allá va él a entrevistarse con la mejor autoridad en ese tema, que por supuesto, es uno "de sus amigos científicos", jajajaç Bueno, pues así, le hace una entrevista, y así con todo. Por supuesto que va acumulando saber, y luego tiene ese aire didáctico para transmitírtelo como si fuese un viejo profesor.
Creo que ese es su mérito, el de una persona que disfruta aprendiendo, curioseando y transmitiendo lo que capta de otros que no tienen esa capacidad para popularizar sus descubrimientos.
Otro abrazo.

Anónimo dijo...

I enjoy, lead to I found exactly what I used to be having a look for.

You've ended my four day lengthy hunt! God Bless you man.
Have a nice day. Bye

Take a look at my blog el poder de la mente