27 nov. 2007

Brevísima carta al niño Jesús


Querido niño Jesús, considerando que el próximo 2 de diciembre pareciera que fuera a acabarse el mundo, quisiera pedirte algunas cositas en caso de que el país salga ileso después de esa fecha. Son cosas sencillas, cosas que puedes incluso traer de cualquier país vecino, no tienes por qué irte tan lejos. Al norte puede ser Curazao, tal vez Aruba; hacia el este puede ser Guyana, Surinam o Trinidad y su hermanito Tobago; por el sur Brasil y hacia el oeste Colombia. Tú escoges, me da igual su procedencia. Ahí te va:

-Quisiera la última versión de leche descremada. Si no hay –cosa que dudo- puede ser leche completa. Puede ser líquida o en polvo, en lata, en botella o en bolsita con abre fácil.

-Aceite comestible: preferiblemente de girasol. De aquel que no hieda a fritanga y que no pegue en el estómago.

-Azúcar sin colas, es decir, azúcar.

-Huevos en los supermercados, porque cosa rara, se consigue en cualquier avenida de “ciudad mercado”: en todas partes hay uno. Pero en los súper nanai nanai.

-Chamo, queso Paisa para seguir la dieta. Funciona también queso palmita. Te doy esta opción en sustitución de la leche. Sería genial poder comprar este producto y no sentir como si uno estuviera contrabandeando con algo ilegal.

-Un carro, no pienses que ya me puse exigente. Te pido “mi carro”, automóvil, coche, vehículo, etcétera. El mismito que ya va para 50 días en el taller y que no me lo devuelven porque no hay repuestos. Ojo, y está en garantía. ¿Pudieras aprobarle unos dólares CADIVI al taller?

-No me molestaría una maletica tipo Antonini, puede ser con menor cantidad, no hay rollo.

-Devuélvele la paz a Santa, sí, a Santa Klaus. Dile que todos entendemos que el color de su vestimenta es para resaltar en la nieve. Que sabemos que tiene más de un siglo utilizando el color de su traje y que no tiene nada qué ver con la revolución bonita.

-Un poquito de cordialidad en la gente en general. Sobre todo la que va en el metro. ¿Pudieras traernos varios trenes de dos pisos para que todos entren sin empujarse y sacarse la madre?

-Si te es posible me gustaría que le devuelvan al SI y al NO su significado original, el de siempre, afirmación y negación, sin tener que pensar en partidos políticos.

-Que nuestro rey deje de pelearse con otros países (me refiero al nuestro, no al de España)

Me faltan muchas cosas más y no quiero extenderme más de la cuenta, pero me gustaría añadir un par de cositas más -¿puedo?-: que no hayan más enfrentamientos en la calle y que la abstención se reduzca a la mínima expresión el próximo domingo. Igualito nos queda hasta el 2013 para seguir recibiendo leña y quién sabe si más.

Un abrazo mi pana, nos vemos el 24…

4 comentarios:

G-russo dijo...

Tu escrito me hizo recordar un libro,,, llamado Marx y mis maridos, es casi el mismo fin, que fue escrito denunciar los atropellos de un regimen comunista o socialista sin llegar a estar en determinado lado de la politica,,,,,,,,,,me pregunto tan cruel es vivir hoy en dia en venezuela,, es cierto lo que escribes, telo digo porque el socialismo es mejor que el capitalismo, ademas tengo amigos venezolanos que no dan tal queja, ellos estan contentos con su bolivar de supermercado.....

manolito dijo...

ay j.l ojalá todo salga bien para vosotros el próximo domingo.
no se q será mejor.pero esperemos q si pierde las elecciones. ese alguien q lo sustituya tenga por lo menos la intención de ayudar a la gente.por lo q contais,no debe ser nada agradable la vida cotidiana en venezuela.
viendo ciertas cosas yo tb empiezo a no entender ni la palabra socialismo ni la palabra capitalismo ni na de na.tienes razón .ya ni si quiera el sí y el no.
un abrazo.

Roberto Esmoris Lara dijo...

¡Cómo extraño al viejo amigo JLM! Un día como cualquier otro el taller mecánico le secuestró el carro, y el hombre se transformó en peatón. Comenzó a ver de cerca y paso a paso la angustia de los subterráneos. Se le politizó el sueño y me abandonó (a pesar que de que ya no tengo carro), me dejó mirando el mar esperando que llegue un mensaje en esas botellas precursoras del mail que arrojan los náufragos. No llegó nada. Ni a mí ni a sus otros amigos del mundo blogger. Usted, Sr. Maldonado, me hace recordarlo. Tiene su estilo al escribir, y su talento. Debe ser característica de los hombres de a pie, porque he notado que usted sufre del mismo sindrome del carro en el taller.
Es muy bueno su blog. Lo mantendré en secreto si lo desea. Siempre estaré aguardándolo en Mar del Tuyú, en mi flamante blog que, paradójicamente, se llama Que no sea demasiado tarde.
Un abrazo, Sr JL Maldonado.
Roberto

Rafael Urdaneta dijo...

Verga que triste que chamo chúo tenga de dedicarse a por efectos de la monarquía a darnos cosas que antes dábamos por sentadas.....
Excelente Sátira aunque de pana no creo que lleguemos al 2013, el país, en cierto punto de vista, se acaba el 2, todo cambiará.....
May the force be with you