14 nov. 2007

Imitando a una cabellera


Cómo resbalan mis dedos sobre tu cuerpo

incluso después de haber habitado tus cabellos

su aroma quedó plasmado entre los poros

reviviendo uno a uno tus onduladas trenzas.


La magia sigue allí, ignorando tus bucles maltratados,

esos no me importan, total, en tu abdomen mis manos

se pierden buscando adentros.

Los senderos se hacen más poblados:

¡Oh dedos leñadores! La tarea se agudiza

pero se torna interesante.


Hay entre sus uñas algunos huéspedes, vienen de allá arriba

De donde comenzó el descenso en procura de nuevas sensaciones.

Su extremo provoca un suave cosquilleo,

mas interrumpe el flujo sanguíneo.


¿Habrá la posibilidad de grabar trozos de piel

como acta de esta travesía?

¿De ceñirse a este agujero que por nueve meses

alimentó sus comarcas?

Como símbolo ya se perciben los pasmos que generan el roce,

No hay intento de fuga ni un gesto de insatisfacción.


Aquí están los pliegues más pronunciados

y tu cabellera distrae como un sol eclipsado

Tus accidentes se agudizan y perfilan tu nombre

procurando olvidar tu identidad.

Pero es inútil, todo es inútil,

Los dedos siguen husmeando sobre la tierra sagrada.

2 comentarios:

Azul... dijo...

Chamo!!! Dónde te habías metido????
hasta te puse un "avisito" en el sidebar de mi blog porque me entraban 40 ataques cuando intentaba visitarte y me salía el odioso "error 404, el blog que busca ya no existe" o algo así

¿Qué pasó con todos los demás post tan bellos como este del reestreno???? Estás bien????

No me des sustos así, weno?

Un besote! Me da mucha nota tenerte de regreso!!!

manolito dijo...

pues te digo lo mismo..
carajo q pasó q pensé incluso en lo peor.
me alegra q estés de vuelta.
un abrazo j.l