30 ene. 2008

Poética



Hoy me dio por crear una nueva sección en mis escombros, la llamaré "Breves ensayos". Aquí va este primer intento sobre la Poética:

Quién imita a quién sería la pregunta necesaria para encontrar el sitial de honor justo que le corresponde a poetas, escultores y músicos; en fin, a los diferentes artistas. Así, Aristóteles no pretende exaltar un arte por otro, ni dar un concepto irrefutable de la belleza artística, sino más bien, de ir a la esencia misma del hombre en donde la imitación se presenta como un conjunto de herramientas idóneas para la producción poética y artística. Quizás, por ello mismo, se observa que desde muy niños el aprendizaje es meramente imitativo -como el caminar, hablar, etc.-y por ende natural.

En la Poética de Aristóteles, Homero es tomado como el padre de la mímesis dramática, no tan sólo por la precisión que tuvo a la hora de escoger a sus personajes, sino también, por el estilo particular que utilizó para realizar sus cantos: la métrica, repetición de fórmulas, etc. Es precisamente del estilo o de la manera de imitar de donde surge la diferencia poética, y por ser este precepto manejable por todo aquel que quiera efectos particulares, se deduce que la poesía descansa sobre cimientos premeditados y estudiados, en donde las técnicas utilizadas con fines artísticos alejan un poco al hombre de la esencia natural. Por esto, la precisión técnica exagerada sobre el arte en general debería ser menos rigurosa y más holgada.

En el décimo capítulo de La República, Platón resulta más escéptico a la hora de definir el concepto de imitación, por lo cual le parece difícil consignar una poesía imitativa si existen múltiples facetas en el espíritu humano. Pero, en este punto, convergen tanto Platón como Aristóteles al creer que la imitación se aleja del sentido real de las cosas y que la única función de ésta, es tratar de llegar lo más cerca posible a la pureza del acto o el hecho. De esta similitud de ideas, Platón resulta peyorativo al plantear la imitación como una "niñería" alejada de la razón e incluso como un acto vil. Se puede añadir, además, que ambos filósofos encuentran al ser humano predispuesto a disfrutar del hecho imitativo, observándose claramente esta idea, a la hora de la representación del dolor profundo, de fieras y muertos.

La imagen de Homero es castigada severamente por el discurso irónico de Platón al poner en entredicho la función poético/civilizadora que sin duda alcanzó el creador de La Ilíada y La Odisea, a diferencia de Aristóteles, que reconoce los aspectos imitativos en Homero pero sin menospreciar su calidad artística.

5 comentarios:

©Claudia Isabel dijo...

Desde que el mundo es mundo que muchos filósofos, artistas, estudiosos de estas artes, intentan desmenuzar, entender, definir la poesía...no hay manera, solo hay que sentirla, y eso va con cada lector.
yo trato de expresar lo más fielmente posible mi sentir, solo eso.
Gracias por tu visita. Me encanta tu blog.
Besos desde Buenos Aires.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Deberé dedicarle más tiempo a tus post, es que no entiendo mucho de esto, pero acá veo que voy a aprender mucho, es muy interesante todo lo que explicas, así que acá andaré .
Saludos

manolito dijo...

me haces pensar..lo de la poesía creo q es un tandem entre el poeta y el lector.supongo q cuando te gusta mucho una poesía es pq hay un lazo común q nadie te puede enseñar.lo sientes o no.
lo de tu ensayo.me gusta tu idea.cuando me sienta capaz de criticarte algo de lo q comentas.no dudes q lo haré.
a cuidarse.

Roberto Esmoris Lara dijo...

forma-contenido ¿La actitud individual del hombre con actitud poética frente al fenómeno colectivo de la poesía, puede tildarse de "imitación" o de coincidencia?
¡Vata tema!
Abrazo al amigo del alma JL y mis respetos a Mr Jason
Roberto

Azul... dijo...

No hay forma de explicar la poesía sin desnudarla de su magia, de su poder... yo solo se sentirla :)

Un besote