9 ene. 2008

Dama mojándose el culo sentada en un banco con paraguas.

Amores intensos y que están constantemente al borde de dos abismos: el abismo propio que trae el amor, con sus vicisitudes, sus triunfos y sus fracasos; y el abismo en que se encuentra una ciudad condenada al tumulto, al desorden, pero que irónicamente es el marco referencial para el romance, que pinta cada escena o diálogo, en un edificio, en un local nocturno (o diurno) y en una esquina cualquiera en Caracas. Kozak nos lleva de la mano a recorrer la ciudad como si fuera una guía turística, nos da el detalle de todos esos lugares que para nosotros los caraqueños son tan familiares. El valor agregado es darle vida a cada dirección jugando entre esa fisonomía pictórica, arquitectónica de la ciudad, y el diálogo natural y muy nuestro encarnado por sus protagonistas.

Hace unos cuantos años fui uno de los tantos alumnos que recibió clases de literatura con Kozak en un par de semestres. Es por ello que en cierto diálogos siento que es la misma autora que se torna personaje la que nos está hablando: por un lado, una evidente inteligencia en la palabra, la dureza de su carácter; y por otro lado, la estudiante que va por los pasillos de la Facultad de Humanidades tomándose un café, pana de muchos y criticada por otros. El título de esta reflexión es uno de los tantos cuadros citadinos que verán en Latidos de Caracas.

Mercado Quinta Crespo.

6 comentarios:

Dakmar H. de Allueva dijo...

Hoy andamos de diálogo y casualidades literarias.

A mí me atrapó Latidos de Caracas, uno de los libros que tuve la oportunidad de leer y reseñar el año pasado:

http://elinterdictodedakmar.
blogspot.com/2007/07/
historias-de-amor-en-una-
urbe-moribunda.html

Como refieres, fue prácticamente una continuación lectora escuchar de la misma Gisela sus impresiones acerca de la novela. No fui su alumna, así que, cero prejuicios, te puedo contar que me pareció inteligente, aguda, cercana. Una mujer de una franqueza impresionante con la que reí muchísimo y eché cuentos una de esas tardes durante la semana de narrativa urbana.

Saluditos y hasta pronto...

manolito dijo...

siempre es un gusto acercarse a caracas sunque sea leyendo tus palabras.aunque sean un puente a algún libro.es una manera de acercarse.y eso me gusta.

saudade dijo...

Gran lugar para encontrar literatura :). ¡Cada vez me gusta más!

Un saludo :)

Roberto Esmoris Lara dijo...

Lamento no poder escuchar audio debido a la precariedad de mi instrumento (PC), pero intuyo la música a través de la sonoridad de lo que escribes, que siempre fue música para mis oídos.
Un abrazo, Jason, hasta pronto.
Roberto

Rafael Urdaneta dijo...

Chamo, Caracas es una Metrópolis, tiene leyendas y anhelos, tremendo libro y excelentes fotos.

La Gata Insomne dijo...

leyéndote me apetece la lectura
luego te contaré

saludos margariteños