7 mar. 2008

Ética para Amador que no le viene mal a nadie


Tuve la suerte de viajar toda la semana en metro. Y digo suerte no porque sea una cosa esplendorosa soportar los mares de gente que debes sortear para poder ingresar al vagón, entre otros infortunios. La suerte viene porque viajé con un señor que me hizo pensar un poco en ética y moral. Fernando Savater se llama. Comenzó a charlarme sobre un libro que le dedicó a su hijo adolescente para ponerlo a pensar un poquito en la vida, en el mundo. Mientras me hablaba fue incontenible pensar que esa palabra agradable al oído, “ética” -bueno a mí me suena sabrosa- esté tan ausente en nuestros días y hablo sólo en el caso que me compete, el que vivo a diario cruzando las calles caraqueñas.

En la prensa revienta la noticia entre la Clinton y el jaguayano Obama (me disculpan la transcripción fonética), y claro está, le tensión reinante entre dos países que por años han sido y hemos llamado “hermanos”. Al punto: ¿Ego Chávez –como le dice Teodoro- tiene la moral para hablar de “ética” cuando quiere propiciar una guerra absurda? Critica la intervención de un ejército que no es suyo en territorio ecuatoriano para dar con temibles guerrilleros que han cercenado miles de vidas, pero él –y ahora debo decir “nosotros”- les damos cobijo a estos abominables individuos en tierras venezolanas. ¿Esto es ético? Qué inmoralidad tan grande! Bueno disculpen, lo mío no es la política, hace falta mucha cabeza para eso y me falta bastante.

Lo cierto es que Savater me acompañó y fue muy grato. La ética vista desde un lado humano, sin mayor acepción básica del “saber vivir” sin llevarse a nadie por el medio, aplastando y humillando, por esto mismo es que me desvié hacia el tema anterior. «Amador ha de sentirse orgulloso de un padre como usted» Le dije. A lo que me respondió: «Pues no sé, habría que preguntarle tío». Y se despidió citando algo de Sthendal que ni dentro de un vagón del metro queda fuera de lugar: “Adiós amigo lector; intenta no ocupar tu vida en odiar y tener miedo”. Veremos a quién me consigo la semana que viene.


PD. Como esta breve reflexión la dejé en “borradores” antes de publicarla, me pasó por al lado un entusiasta mendigo antes de volver a sentarme frente a la computadora que gritó: “Patria, socialismo y hambre…moriremos”.

6 comentarios:

diminui dijo...

si te gustó Savater, yo te recomiendo "El jardín de las dudas" que habla sobre Voltaire.

Es muy hermoso e igual que "Ética..." ameno.

Respecto al conflicto Venezuela-Ecuador-Colombia, apoyo tu punto de vista.

Saludos

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Ética es a veces una palabra que a algunos les grande y lo peor a veces no la conocen.

Sabes es interesante eso que dices, ya que Chávez se enoja por lo que paso en otro país, y vistes lo de Nicaragua, todos contra Colombia.

Bueno Colombia se jalo tamaña torta, y es repudiable lo que hizo, pero creo que las personas hablando se entienden y gracias a Dios ya se reconciliaron, claro después de decirse de todo.

Es padre como ama a su hijo, que hasta le dedico un libro. Un hijo adolecente algo difícil de manejar en estos tiempos también difíciles.

Me sorprendió el grito del mendigo, aunque ya el hambre la tiene, sin socialismo creo.
Saludos

Jacqueline Sokolovic dijo...

Brillante...

¿No viste la intervención de Uribe en la cumbre? Simplemente, magistral.

Uribe es un señor. El presidente que tenemos es un fantoche que le gusta llenar de dólares los bolsillos de todas esas conciencias carcomidas que tristemente se hacen llamar presidentes de algunos paises americanos.

El pobre (Uribe) llegó un momento que parecía que se iba a desmayar por las tantas porquerías que se vertieron en esa cumbre.

Lo único que quedo sentado en esa reunión es que la corrupción de Hugo Chavéz se vio hasta el mal peinado de Ortega. Cómo paga para que le rían sus tonterías y bobadas...


Besos.

manolito dijo...

fernando savater?
el escritor filósofo de la vida?
el q te deja pensando durante tanto tiempo?.
me encanta.
ten cuidado con esos libros.

Azul... dijo...

Tienes alma de hechicero, por lo menos a mi me dejas hipnotizada con tus letras y no puedo parar hasta la última línea :)

Me preguntaste por el libro de Boris Izaguirre, "Villa Diamante". Me gustó sobre todo porque estando tan lejos me trajo una Caracas que aunque no conocí, porque ni había nacido (comienza con la caída de Gómez), me arropó esta nostalgia que sentimos los que estamos lejos... Se lee bien, la narrativa de Boris es fluida, pero ya sabes, entre gustos y colores... tendrás que leerlo tú y juzgar por ti mismo :)

Te mando 300 besos

Francisco Ortiz dijo...

La ética está muy, muy amenazada, debería de ser una especie protegida.