24 nov. 2010

Las caras lindas

El conductor del colectivo en el que viajaba aceleró hasta donde el tráfico se lo permitió. Lo hizo cuando vio el aspecto de los dos tipos que querían abordar. No eran vendedores de golosinas, nueva modalidad que muchos utilizan para ganarse el dinero del día; ganarse la vida con dignidad; el sustento de sus familias; no, no eran simples vendedores. Corrieron con todas sus fuerzas hasta que lograron montarse:

-Ah! Chofer, burda e’ rata, no? –dijo el Tipo 1–. Pa’ que veas que hoy estamos de panas no te vamos a jodé.

El Tipo 1 empezó a ver a todos los pasajeros al detalle y el Tipo 2 se estampó en la puerta y no dejó, ni salir, ni entrar a nadie.

-Miren señores, pa’ mí es burda e fácil lanzar un atraco, pero ya! –tomó con una de sus manos el koala que llevaba en la cintura y dejó ver la culata del revolver–. Tan sólo saco a la muñeca que tengo aquí y hago mercado.

El Tipo 2 se reía con sarcasmo ante la charla de su compañero. El Tipo 1 siguió con su discurso:

-Pero hoy no vengo a robá a nadie; como notarán somos par de malandros, sí, somos malandros del Guarataro…queremos una colaboración que salga de su corazón…anoche nos mataron a un pana y no tenemos plata pa’ enterrarlo…hay que echarle tierra antes de que se pudra.

El Tipo 1 me veía y me veía, hasta que no aguantó la tentación y me dijo:

-Coño catire, ¿a ti como que te visitó el hampa antes que nosotros que no tienes ni un relojito puesto?

Tipo 2: -Bueno señores, a colaborá… a colaborá –dijo, dándole golpecitos a la puerta.

Tipo 1: -Catire, de pana que en el bolso ese llevas un BlackBerry…¿ah que sí?, tranquilo que hoy no vamos a robá.

Yo: -No, no tengo BB, ya me lo robaron.

Tipo 1: -Viste catire, te lo dije…Bueno, bájate con una colaboración ahí.

Yo: -Toma pues.

Tipo 1: -Coño catire, ¿cinco bolos nada más?

Yo: -Tú dijiste colaboración, además todo el mundo te está dando dos y yo te estoy dando más.

Tipo 1: -Es verdad, eres un diablo catire.

No hubo nadie que no “colaborara” para el entierro del pana de los tipos.

-Tipo 1: -Dios los bendiga a todos.

-Tipo 2: -Fino mi gente… Chofer en la parada.

Al instante, la radio del colectivo soltó la voz del gran Ismael Rivera con ese clásico de la Salsa: “Las caras lindas”.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tu definitivamente atraes a todos aquellos individuos que te llaman "Catire", que malas experiencias te han tocado vivir de verdad! Es lamentable esta ciudad...

Icíar dijo...

¿Es ficción o no es ficción? ¿eras tú el catire al que ya había convertido en sencillo el hampa?
Caso de que sea ficción. ¿Es una buena inspiración de la Venezuela actual?
Bueno, sea lo que sea, el texto ha captado toda mi atención, lo cual se agradece.
:D

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Si estas en CR si deseas nos podemos reunir, seria un placer compartir contigo.

Saludos