28 feb. 2008

Falke



Confieso que se me hizo difícil la lectura de Falke de Federico Vegas. ¿Por qué? Básicamente porque soy un mal lector, desordenado en la lectura si se quiere. Cuchillo para mi garganta y más tratándose de un libro que ha sido reverenciado por grandes críticos, escritores y editores venezolanos y de otras latitudes. Pues lo leí. Hubo partes en que me perdí y otras en que me enganché con intensidad. El texto está cargado de mucha historia, más allá del cruce limítrofe entre lo verosímil y lo ficticio. En términos generales, para mí, la narrativa se reinventa, ergo las novelas, crean su propio mundo y de allí parten todos los universos posibles dentro de lo que se cuenta.

La narrativa del Falke es estupenda, como si su autor hubiera estado allí en rol protagónico. “Falke es nuestro barco. Uno se encariña con las palabras. Falke es más breve e incitante. Tiene algo de perro guardián, de halcón, de orden decisiva. Se presta mejor a nuestros ruegos y maldiciones, al grito y al recuerdo”. Lo cierto es que me sentí un poco mejor cuando en conversaciones de libros con un amigo, tocamos el tema del Falke. A considerar los años que me lleva y son bastantes, a parte de su basta preparación literaria, me dijo que el libro es bueno, que el problema es que “es muy 'literatoso’, debió ahorrarse unas cuántas páginas”. Cuestión de percepción.

En todo caso, no sé, terminé la lectura pero hubo un no sé qué que no me atrapó, pero reconozco el extraordinaria pluma de su autor. Hey, entre gustos y colores...

1 comentario:

Librero dijo...

Maese, no solo hay malos lectores, también existen las malas lecturas, pero no debemos preocuparnos porque tal o cual autor de turno, no nos atrape, existen otros que si lo harán, a la larga, lo que nos queda es el placer, de recordar las que nos apasionaron…