25 feb. 2008

Miedo, pudor y deleite


Con un verdadero placer me devoré Miedo, pudor y deleite. Las miserias y los desencantos de una pareja como muchas otras cobran vida a través de la letra de Federico Vegas. Una novela sin máscara alguna y que nos pone en frente de nuestras narices las tristes verdades que nos deja, tanto el amor, como el desamor. Los contrastes que arquetipalmente nos diferencian a hombres y mujeres ante cualquier relación de pareja, son el sustento de cada capítulo sin mediar en sutilezas de ningún tipo para explicarlo. “Cualquier hombre que dejas solo en un apartamento, a la semana ya está mal afeitado, mal comido; unos cuantos días más y el apartamento huele a perrera. Las mujeres en cambio, somos como los gatos: sabemos cuándo y dónde lamernos”. El delicado límite entre el amor y la amistad, un viaje a la madre patria y unas cartas que se transforman en guía turística, marcan el camino de un matrimonio que desde el principio vivió entre las dudas.

No hay comentarios: