6 feb. 2008


La dama del segundo piso, nos trae al presente una historia personal que arrastra desde el pasado las vicisitudes que implica la vida, con una perspectiva audaz, con una voz que por realista, pudiera tomarse como altanera. Su protagonista da paso a otras voces, incluso a través de sí misma, para ir solapando las historias que hicieron su pasado y su presente. Su autora, Cristina Policarpio, hace gala de su prosa para dejarnos desconcertados al momento de reconocer quién nos habla en determinados momentos. Quizás y jugando un poco en ese mundo ficcional, es la misma María Adelaida a sus 85 años de vida, aún imponente, quien juega con el lector para hacerle ver cómo fue su vida, en especial su vida amorosa. Desmonta los hechos que la hicieron tener tres hombres en su haber romántico, pasando por las instancias del divorcio, la viudez y el abandono.

María Adelaida demuestra en todo momento su carácter –una suerte de Doña Bárbara-, no solo con los demás personajes que van desde sus hijos e hijas, yernos y yernas, sino también con el lector, al cual increpa y tutea para evitar malos entendidos, reivindicando su accionar y manera de proceder. Sin embargo y a pesar de su talante, es capaz de darle paso a la voz de su abuelo, ¿ya fallecido?, quien en algún momento dice: “ni siquiera los muertos ficticios somos siempre omniscientes”, para que luego la propia María Adelaida retome la palabra fustigándose así misma: “esto es ridículo. Estoy furiosa conmigo misma. ¿Cómo es posible que mi mente fabule semejantes estupideces…?

La dama del segundo piso, tiene una historia intensa, les invito a conocerla.

3 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Interesante libro, aunque en Costa Rica no se si se conseguirá, pero ahí estaré pendiente.
Saludos

manolito dijo...

pues muchas gracias j.l

muchadela torre dijo...

Trataré de leerlo suena interesante.El tipo de lectura que a mí me gusta....
Gracias por estar.
Te dejo un beso.


La música me transportó.