19 may. 2008

Cómo llegó la noche



Este es el libro que yo le recomendaría a todas las personas que enceguecidamente creen en las chácharas del gobierno actual. Me refiero a las del gobierno venezolano, aunque Cómo llegó la noche, se adapta con indiscreta holgura y descaro, a todos los regímenes mundiales y en especial a los latinoamericanos, que aún ven en el socialismo el camino a seguir con un expectante futuro de brazos abiertos.
Aún la libertad con una de sus alas cercenadas está volando en Venezuela. Va con su tricolor manchado desde su franja inferior, la cual se expande hacia el azul pletórico de mar con una estrella adicional, hasta llegar al amarillo cada vez más opaco. La riqueza que detenta cada vez se va reduciendo a su mínima expresión, gracias en gran parte e irónicamente, a la opulencia y la miseria que nos ha dejado el petróleo.
No es de mi gusto meterme en política porque realmente no me va, pero joder –aunque suene muy español– qué hipocresía tan grande, qué premura tienen por terminar de arrancarnos la dignidad que nos sobra a borbotones. Desde aquí sólo puedo decir, y retomo el libro, léanselo, sobre todos los afectos al régimen, para que se den cuenta del recién estrenado infierno a finales de los cincuentas y comienzos de los sesentas, y que aún se vive en la hermosa isla caribeña preñada por Castro y abortada por él mismo.

3 comentarios:

mharía vázquez benarroch dijo...

Gracias por la canción con el poema de Miguel Hernández...nos hace tanta falta!
un gran abrazo príncipe

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Bueno, creo que la muerte al socialismo esta aún un poco lejos, ya que el socialismo ha aportado cosas buenas a la humanidad, sin quitarle también que en su nombre se han cometido grandes crímenes a la humanidad.

Somos seres políticos aunque no lo queremos, por la simple razón que debemos día a día tomar decisiones que nos afectan y afectan nuestro entorno más cercano.

Así que habrá que leer el libro, hay cosas que debemos entender, para poder tener una visión de mundo, del discurso dominante, y de lo que la historia nos desea enseñar, ya que debemos ser parte hoy en día, parte de la historia que se está escribiendo.
Saludos

mi despertar dijo...

Lo compraré.Tu música bella.te dejo un adiós lleno de sueños