6 nov. 2008

Creo que soy tú




Tu mirada de lobo hambriento te delata

el reflejo de mi cuerpo gime en tu pupila láctea

reboto en la sed de tu hormona añeja

en estos tus barriles de carne

aferrándote a ellos para izarme de gloria

mientras goteas uno a uno

tu golpeteo de huesos


salivan

tus dedos salivan

como pulpa de fruta abierta

y arrancas de mí la semilla roja del vértigo

que engulles de un tiro y sin pensarlo

dejándome suspendida en el tiempo

con esta disnea que lleva tu nombre

mientras tu robustez se extingue

entre mis húmedos y oscuros secretos




quedamos fundidos

empacados al vacío en esta infinidad de poros

pero vuelves

despiertas nuevamente con erguida arrogancia

soliviantando el perfume recio de mis entrañas

que se desliza gota a gota en este vaivén sincopado de pieles

tan tuyo

tan mío

que me hace pensar que soy tú

en medio de un espasmo infinito.


5 comentarios:

Acuarela dijo...

Si es esta tu letra, me siento honrada de tu lectura en las mías.
Un abrazo y gracias por tu huella.

Librero dijo...

人妻に 言う誰がこと さ衣の この紐解けと 言ふは誰がこと
詠み人知らず

¿Para la esposa
de otro, estas palabras
que me desatan
la cinta del vestido?
¿De otro, estas palabras?

ROBERTO ECHETO dijo...

Hola J.L. Claro que puedes usar la crónica cuando quieras.

Saludos.

Rafael Urdaneta dijo...

Acuse de leído, densas letras, imágenes sublimes. Saludos J.L.

Anónimo dijo...

Conchale.....que trecero!