28 nov. 2008

Terquedad




Fecunda piel de cujíes

aún oculta en el horizonte

de ponzoña algodonada

y dócil tacto de lija


atraes

seduces

imán de carne


me crees sudor de tus poros sonrientes

porque deseas

porque ardes


necesitas mi huella de plata


hilos viscosos y delgados

que se abren paso entre tus vellos de bronce


soy alud en tu deseo

el colono fantasmal de tus espasmos

el sólido vapor de tu mentira

4 comentarios:

manolito dijo...

brillante j.l. poesía.

Rafael Urdaneta dijo...

Acuse de leido y siendo honesto el último párrafo es lo que dá el sentido total, el sentido sensorial al poema. Esas líneas son memorables.

Pupila dijo...

"soy alud en tu deseo
el colono fantasmal de tus espasmos
el sólido vapor de tu mentira"

Iba a escoger el penúltimo verso, pero luego no pude separarlo.

J.L., tuve la oportunidad de escuchar uno de tus programas radiales entero aquí en tu blog, me gustó bastante, felicidades por esa iniciativa, nueva o vieja, no sé cuánto tiempo tiene. Sin embargo las otras dos veces que lo he intentado, no está completo. No sé si lo has subido así. Por cierto, nunca supe si leíste aquel relato que me pediste. Sé que no se leyó ese domingo que me dijiste para estar pendiente, no sé si fue por lo que te comenté. En todo caso, tienes la puerta abierta de mi blog cuando quieras hacerlo.

Un abrazo, estamos leyéndonos.

Francisco Pereira dijo...

Hermosas imágenes es esta poesía. Todos los versos son fabulosos pero el primero y el último son memorables!

Te voy a comentar que hoy fui al baautizo del libro de poesía de Eleonora Requena; Etica del aire, Ed. Bid/co.editor, realmente maravilloso, te lo recomiendo.
Y otro libro que estoy leyendo es La picardía del venezolano o el triunfo de tio conejo, de Axel Capriles, Ed.Taurus. Un libro que ningún venezolano debería dejar de leer.