12 mar. 2009

Botó la piedra -y no lunar.


Inevitable no republicar este comunicado redactado por el pana Fedosy que obviamente se siente algo atado, por decir lo menos. Agradezco también a la no menos pana Dakmar por hacerme llegar esta carta. Ahí va:



Caracas, 11 de marzo de 2009.


Estimados señores:


Los veredictos de la Bienal José Rafael Pocaterra del Ateneo de Valencia se dictaron en octubre del año pasado. A estas alturas, marzo de 2009, el Ateneo de Valencia no ha entregado los diplomas ni pagado los premios a los ganadores. También a estas alturas cabe preguntarse si los ganadores de los premios en narrativa, poesía, ensayo y literatura para niños y jóvenes debemos pagar los platos rotos de la conflictividad política. Señores, estamos hablando de la Bienal Pocaterra, una de las más respetables del país. Una bienal latinoamericana donde han ganado autores fundamentales de las letras venezolanas. Estamos hablando de trabajo, de esfuerzo, de escritores que se han sentado durante horas a escribir, con seriedad, con entusiasmo, con amor a la literatura y al país. Pero no, pareciera a que a los poderes —a todos, del bando que sea— no les interesa la gente seria que trabaja. Pareciera que a los poderes les interesan más las disputas mezquinas, el revanchismo y continuar con la típica discontinuidad de los proyectos que en este país caracterizan un cambio de gobierno a otro. A finales del año pasado los pagos no se realizaron porque el entonces gobernador al parecer utilizó el dinero de la literatura para pagarse su campaña de reelección. No sé si será cierto, no me consta, no tengo pruebas ni quiero tenerlas. Apenas me hago eco de un comentario, y disculpen que lo haga, pero no tengo otros cabos de donde agarrarme. Luego, aquel gobernador perdió las elecciones, y vinieron otros, y estos otros, como no tienen que ver con los de antes, esquivan el deber, la obligación con el Ateneo y, sobre todo, con los ganadores. Si no es así, ¿a qué se debe que a estas alturas no se hayan pagado los premios y entregado los certificados?
En el Ateneo, la señora Gloria Peña sólo dice que esperamos, que está trabajando en eso, que falta poco. Se le agradece, pero de poco en poco ya vamos para seis meses, y los ganadores seguimos en el aire, en el limbo.
No importa quién tenga la culpa, en verdad. Esta fue una Bienal oficial, anunciada en prensa, con jurados y con ganadores, escritores que alcanzaron su premio en buena lid, desde el seudónimo y sin la mediación de influencias políticas o amiguismos. En esta Bienal Pocaterra, como en todas, ganó la literatura, no la política. Así que, como ganador de bienal Canta Pirulero y en nombre del resto de los ganadores (si me lo permiten), exijo se respete a la literatura y al país. Que se de un buen ejemplo, que se demuestre que nuestras instituciones están encabezadas por gente seria y confiable, y que se termine de cerrar de una vez por todas este espiral desagradable de malos ratos que los ganadores de la bienal venimos padeciendo. Ya vamos para seis meses. ¿Es esto lógico? ¿Es esto pagar el tributo debido al pasado, a la historia, a la literatura nacional y a nuestro futuro?

Muchas gracias,

Fedosy Santaella.

No hay comentarios: