2 mar. 2009

Zarpazos


Tu inexorable

mirada de adioses

que montaraz cabalga

en las fauces del viento


sigue siendo una dádiva despeñada en mi memoria


aún lame las ancas del recuerdo

dando zarpazos con su vuelo de tábano

y su afilado verde de Lepanto


que implacable


abre las llagas de su ausencia

5 comentarios:

manolito dijo...

precioso.triste pero precioso.

magnífica ilustración.jejee

un abrazo.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Erótico e intenso, cuando se aman con intensidad la lejanía y la ausencia hace que nuestras almas se retuerzan en el dolor ausente de un amor cercano, que se abran las llagas.
Saludos

Anónimo dijo...

Me encanta la foto!!!!

Pupila dijo...

Las imágenes del poema compiten con la fotografía.
Un saludo afectuoso para ti, J.L.
Tiempo sin bloggear mucho, pero por acá de nuevo.
Me gustó este poema un poco salvaje, como la ausencia.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

en la soledad
siempre la ausencia es la que gobierna
y tortura el deseo
a todo el cuerpo con su razón presa.

interesante distribución de los versos , que le dan movilidad y hace un juego interesante de leer en distintos órdenes:=)

FELICITACIONES